Los 6 temas tratados por Yuval Noah Harari en Homo Deus

Mirar la historia y darse cuenta de que los problemas y desafíos de la humanidad en el Siglo XXI son un minúsculo dilema si lo miramos en el desarrollo del universo es una manera sencilla de asumir una visión más humilde de nuestra existencia.

Homo Deus, breve historia del mañana” de Yuval Noah Harari nos brinda esa oportunidad de comprender de mejor manera cuál es nuestro papel en el mundo. También nos enseña a ser más humildes con nuestras opiniones y en nuestras posiciones ante los problemas que enfrentamos como especie: simplemente somos un pequeño suspiro dentro de la inmensidad del cosmos. 

Acá adjunto los principales temas que trata Homo Deus: La violencia en la humanidad y el rol de la guerra, la felicidad permanente, la salud y la búsqueda de la inmortalidad, la historia como ciencia que entrega sentido a nuestra incertidumbre, la igualdad, el orden mundial, y la riqueza marcada por el dinero y el crédito.

La guerra y la violencia va en retroceso 

La más evidente es que vivimos en la época más segura en la historia de la humanidad. La violencia, la enfermedad y el hambre son problemas que van en retroceso, especialmente si comprendemos todos los padecimientos que ha sufrido nuestra especie en el pasado. 

  • “La hambruna, la peste y la guerra ocuparon siempre los primeros puestos de la lista. Generación tras generación, los seres humanos rezaron a todos los dioses, ángeles y santos, e inventaron innumerables utensilios, instituciones, y sistemas sociales…, pero siguieron muriendo por millones a causa del hambre, las epidemias y la violencia”. 
  • “Mientras que en las sociedades agrícolas antiguas la violencia humana causaba alrededor del 15 por ciento de todas las muertes, durante el siglo XX la violencia causó sólo el 5 por ciento, y en el inicio del siglo XXI está siendo responsable de alrededor del 1 por ciento de la mortalidad global”. 
  • “En 2012 murieron en todo el mundo 56 millones de personas, 620.00 a consecuencia de la violencia humana (la guerra acabó con la vida de 120.00 personas, y el crimen, con la de otras 500.000). En cambio, 800.000 se suicidaron y 1,5 millones murieron de diabetes. El azúcar es ahora más peligroso que la pólvora”. 
  • “La palabra “paz” ha adquirido un nuevo significado. Generaciones previas pensaban en la paz como ausencia temporal de guerra. Hoy en día pensamos en la paz como la inverisimilitud de guerra”. 

Entender la felicidad y la salud 

La motivación de las personas es vivir en paz. Ahora nuestro dilema está en cómo lograr la felicidad y la salud como parte central de nuestra vida. 

Necesitamos definir la felicidad, comprenderla en su sentido más profundo y cómo obtenerla. 

También la salud la estamos viendo como una lucha constante para prolongar la vida. Estamos en una época donde se están viendo los primeros pasos que avanzar en cómo prolongar la vida más allá del ciclo humano. 

  • Quizá la clave de la felicidad no sea ni la carrera ni la medalla de oro, sino combinar las dosis adecuadas de excitación y tranquilidad; pero la mayoría tendemos a saltar directamente del estrés al aburrimiento y de nuevo al estrés. 
  • En su búsqueda que salud, felicidad y poder, los humanos cambiarán gradualmente primero una de sus características y después otra y otra hasta que ya no sean humanos. 

Para comprender la historia  

Mientras más información poseemos sobre el pasado y cómo se desencadenaron esos procesos, es más probable que esa información no nos sirva para adelantar lo que ocurrirá en el futuro: Es la paradoja del conocimiento histórico. 

Queremos saber qué nos depara el futuro, pero es difícil adelantar ese futuro, ya que la incertidumbre y un presente muy cambiante hace casi imposible adelantarnos más allá del mediano plazo.  

  • Esta es la paradoja del conocimiento histórico. El conocimiento que no cambia el comportamiento es inútil. Pero el conocimiento que cambia el comportamiento pierde rápidamente su relevancia. 
  • Cuantos más datos tenemos y cuanto mejor entendemos la historia, más rápidamente la historia altera su rumbo y más rápidamente nuestro conocimiento queda desfasado. 
  • Esta es la mejor razón para aprender historia: no para predecir el futuro, sino para desprendernos del pasado e imaginar destinos alternativos. Desde luego, esto no supone la libertad total: no podemos evitar estar moldeados por el pasado. 
  • La gente teme al cambio porque teme a lo desconocido. Pero la única y mayor constante de la historia es que todo cambia. 

La igualdad en el mundo 

  • Las personas son igualitarias por naturaleza y las sociedades desiguales nunca pueden funcionar bien debido al resentimiento y a la insatisfacción. 

El orden mundial 

Nuestra capacidad de contar historias y de imaginar y establecer creencias son la clave de nuestra existencia y cómo logramos gobernador como especie en este mundo. 

Esta misma capacidad de ordenar el mundo con leyes y creencias que nos imaginamos también es l razón de estar “encerrados” en el mundo que creamos. 

Cooperar y contar historias para poder orden en el mundo son dos hábitos de nuestra especie que se mantendrán en el futuro. Es mejor aprender a utilizar estos hábitos. 

  • Toda la cooperación humana a gran escala se basa en último término en nuestra creencia en órdenes imaginados. Se trata de conjuntos de normas que, a pesar de existir únicamente en nuestra imaginación, creemos que son reales e inviolables como la gravedad. “Si sacrificas diez toros al dios del cielo, lloverá; si honras a tus padres, iras al cielo, y si no crees lo que te digo…, irás al infierno ¡” mientras todos los sapiens que viven en una localidad determinada crean las mismas historias, observan las mismas normas, lo que facilita predecir el comportamiento de los extraños y organizar redes de cooperación masiva. Los sapiens suelen usar marcas visuales como un turbante, una barba l un traje de negocios para comunicar”. 
  • Los sapiens dominan el mundo porque solo ellos son capaces de tejer una red intersubjetiva de sentido: una red de leyes, fuerzas, entidades y lugares que existen puramente en su imaginación común. Esta red permite que los humanos organices cruzadas, revoluciones socialistas y movimientos por los derechos humanos. 
  • La ficción no es mala. Es vital. Sin relatos aceptados de manera generalizada sobre cosas como el dinero, los estados, y las empresas, ninguna sociedad humana compleja puede funcionar. 
  • La religión está interesada por encima de todo en el orden. Pretende crear y mantener la estructura social. La ciencia está interesada por encima de todo en el poder. Pretende adquirir el poder de curar las enfermedades, combatir guerras y producir alimento”. 

La riqueza, El dinero y el crédito 

El dinero tiene valor porque nosotros le dimos ese valor. El crédito es un acto de confianza donde un dinero que está en el futuro se “adelanta” al presente.  

La riqueza ya no está en los commodities, sino en los datos y qué puedes hacer que el procesamiento de esos datos. 

  • En épocas anteriores, las principales fuentes de riqueza eran los activos materiales, tales como minas de oro, campos de trigo y pozos de petróleo. Hoy en día, la principal fuente de riqueza es el conocimiento. 
  • La reacción más común de la mente humana ante los logros no es la satisfacción, sino el anhelo de más. 
  • El ciclo se rompió en la época moderna gracias a la creciente confianza de la gente en el futuro y al milagro resultante del crédito. El crédito es la manifestación económica de la confianza. 
  • La modernidad, en cambio, se basa en la firme creencia de que el crecimiento económico no solo es posible, sino que es absolutamente esencial. Las oraciones, las buenas obras y la meditación puede ser reconfortantes e inspiradoras, pero problemas tales como el hambre, la peste y la guerra solo pueden resolverse por medio del crecimiento. Este dogma fundamental puede resumirse en una idea simple: “si tienes un problema, probablemente necesitas más cosas y para tener más cosas, debes producir más”. 
  • No hay justicia en la historia. Cuando el desastre embiste, casi siempre los pobres sufren más que los ricos, aunque de entrada fueran los ricos los que causaran la tragedia. 
  • Nos cumplamos, culpamos a nuestro jefe, a la hipoteca, al gobierno, al sistema escolar. Pero nada de eso es lo culpable. Lo es el pacto moderno, que todos firmamos el día en que nacimos. En el mundo premoderno. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .