La pasión es buena, pero mejor es tener propósito

La pasión busca emoción, diversión y vorágine. El propósito es más racional y nos indica lo importante del hacer cosas y gestiones que a veces no son placenteras, pero sí necesarias.